Cuando me encadené en tribunales

Una ronca voz me dijo que nos llamarían por teléfono la noche anterior para ponerse de acuerdo y que nos íbamos a encadenar cuando nos dieran la orden (¿Encadenar a qué?, pensé yo).“Le avisaremos a la prensa” dijeron “vendrán en masa”. “La persona que tiene los candados los esperara en el Metro” (ahora me quedaba un poco más clara la cosa). Así es como en la calle Compañía nos encadenamos frente a los tribunales.