¿No ves que me preocupo por ti?

Por: Sergio Gabriel Sepúlveda Astudillo Parecía una noche normal. Yo estaba sola, como de costumbre, y miraba por la ventana de mi departamento ubicado en el tercer piso. Estaba cansada luego del turno en el supermercado, pero, al menos, la población estaba silenciosa a esa hora. Hasta que escuché los gritos. Dos mujeres discutían. Se…