Faltas

Querida, La noche siempre me hace recordar la historia que escribimos juntos. Solo en mi pieza, la música pasea por mis oídos y, si soy franco, debo admitirte lo poco que entiendo sobre esto. Siento y comparto la desesperación en la voz, de los instrumentos que desprenden un sonido urgente, tanto que me llegan ganas…

Claro de luna

Me dirigí con mi grupo de amigos al teatro, donde estaban rindiendo un homenaje a Debussy, el compositor favorito de Rafael (y la razón por la cual casi nos obligó a acompañarlo). A decir verdad, ninguno de nosotros puso reparo algún. A todos nos agradaba la música clásica, el ambiente sereno y privado del teatro…

Cómo creo que sobreviví al término de una relación semiabierta

Ya el titulo lo dice todo. Resumiré la historia de cómo nos conocimos. Aunque, pensándolo bien, es una buena historia, así que será un poco larga. Hicimos match en Tinder hace cuatro años, jurando que iba hacer algo bien pasajero o un touch and go; ninguno tenía fe en la relación. Por eso mismo todo…

La primera noche

Hacía tres años y medio venían hablando de sus vidas y el mundo que atormentaba a sus inquietos corazones. Y en una de esas noches, ella le confesaría que había aprendido amarlo como a aquel primer amor que tuvo años atrás. No sabía en qué momento había nacido ese sentimiento, y no deseaba vivir sin…

Te recordaré

Mi niñita era buena alumna, tenía buenas amigas, un gran futuro por delante. “Ya está grande”, pensé, “tengo que dejarla recorrer el mundo sola, que tenga experiencias”. No creí que nada le fuera a pasar. Debí ir a buscarla cuando me dijo que se les hizo tarde, ¡si hasta el pololo la fue a dejar al paradero! Pobre cabro, me tocó darle las malas noticias, viera usted cómo lloraba, cómo me pedía perdón “Perdóneme tía, debería haberla dejado en la puerta de la casa, debería haberle insistido una vez más que se fuera en Uber, es mi culpa, solo mi culpa, perdóneme tía, ¡yo le quité a su niñita! perdóneme por favor”.

Zona de encuentro

Tomé asiento en una de las tantas butacas ubicadas en la platea baja. Tuve la suerte de quedar justo al medio de la fila, y de que la persona sentada frente a mí no era lo suficientemente alta como para taparme el escenario, cosa extraña ya que,con mi metro sesenta y cinco de altura, era bastante fácil obstaculizarme la vista.

Hilos

Malú González. Autora de la novela Expropiación (Imbunche Ediciones, diciembre2018) y del cuento Lo de Jozsi, ganador del concurso de cuentos Exploraciones Quiméricas (Lectio Ediciones, agosto 2018) en Ciudad de México. Vive en Santiago.

Cuando me encadené en tribunales

Una ronca voz me dijo que nos llamarían por teléfono la noche anterior para ponerse de acuerdo y que nos íbamos a encadenar cuando nos dieran la orden (¿Encadenar a qué?, pensé yo).“Le avisaremos a la prensa” dijeron “vendrán en masa”. “La persona que tiene los candados los esperara en el Metro” (ahora me quedaba un poco más clara la cosa). Así es como en la calle Compañía nos encadenamos frente a los tribunales.

El último árbol

Yessika María Rengifo Castillo. Escritora colombiana. Docente, licenciada en Humanidades y Lengua Castellana,especialista en Infancia, Cultura y Desarrollo, y Magister en Infancia yCultura de la Universidad Distrital Francisco José De Caldas, Colombia. Desdeniña ha sido una apasionada por los procesos de lecto-escritura, ha publicadopara las revistas Infancias Imágenes, Plumilla Educativa, Interamericana DeInvestigación, Educación, Pedagogía, Escribanía, Proyecto Sherezade, Monolito,Perígrafo, Sueños de Papel, Sombra del Aire, Plumilla y Tintero, Chubasco enPrimavera, Íkaro, Grifo, La Poesía Alcanza Para Todos, Ibidem, Narratorio,Piedra Papel & Tijeras, Extrañas Noches, Cadejo, Microscopías, Psicoactiva,etc. Ha participado en diferentes concursos nacionales e internacionales, decuentos y poesías. Autora del poemario: Palabras en la distancia (2015), y loslibros El silencio y otras historias, y Luciana y algo más que contar, en ellibrototal.com. Ganadora del I Concurso Internacional Literario de MinipoemasRecuerda, 2017 con la obra: No te recuerdo, Amanda.

Mente

Sobre el autor Volgger: Tengo 20 y estoy cruzando la existencia en un desequilibrio imaginario, gracias por la oportunidad y la corrección.