Analía

La última vez que vi Analía en las calles de Londres no sabía que estaba embarazada.  Vaya, qué iba saberlo, si cuando hacíamos el amor siempre estaba ebrio. Quizás, el recuerdo de Dolores seguía atormentando mi alma y la pobre Analía era un dulce consuelo a mi dolor. Analía ayer me escribió una carta desde…

Migración de células cancerígenas

Eso del funeral me lo dijiste luego que se murió un tío tuyo y me obligaste a acompañarte al entierro. Al tipo ni lo conocías tanto pero tenías que estar allí, fingiendo una cara de llanto contenido frente a tus familiares. La representante de la funeraria llevaba una carpeta que abría a cada momento para…

Andar como los perros

¿Dónde anda mi papá?, pregunto, pero mi hermano ni se inmuta, se queda viendo la tele con la cara pálida, no pestañea. Pienso que su cabeza caería muerta si no fuera por el respaldo del sillón. Debe andar paseando al perro, me dice, mientras pasan comerciales por la pantalla. No sabe a qué hora podría…

12 horas, 12 años

– ¿Estás durmiendo? – pregunté, temerosa, al salir del baño. Solo sentí que hizo un sonido extraño y luego escuché salir el aire de su respiración, Entonces lo confirmé acostándome al otro lado de la cama: Él ya dormía. Ha sido una noche difícil, extraña y más aún después de como se había dado nuestro…

Algo va a salir mal

Le decían Bicho. Le decían así porque era chico y no pasaba del metro sesenta. Tenía la cara llena de erupciones propias de la edad y  una de esas voces  que rozaban la femineidad, aguda como el aguijón de un bicho. No le podían decir de otra forma. Y ese día estaba seguro de que…

San Sebastián

Las vacaciones en Parral partían, alegremente, con mi papá manejando mientras escuchábamos a todo chancho las radios rurales que mi mamá se encargaba de sintonizar mientras avanzábamos por la carretera. Con mi hermana, en los asientos de atrás, nos sacábamos las zapatillas, comíamos Super8 y tomábamos Kem Piña. Por el contrario, las vacaciones siempre terminaban…

Trucos de magia

Un sábado de noviembre, Daniela dejó inconcluso uno de los capítulos de su tesis de Magíster en Literatura y prefirió salir a juntarse con sus amigos de la Universidad, quienes arrendaban hace poco un departamento compartido en Ñuñoa. A sus 25 años ya había logrado gran parte de las aspiraciones que cualquier mujer de su…

De piedra

Llegué allí por casualidad. Entré al almacén a comprar cigarros y ahí estaba pegado en la pared: “SE ARIENDA PIESA A HOMBRE SOLO O MUJER SOLA. PRESIO COMBERSABLE. LLAMAR AL…”. Soy un hombre solo. Llamé. Conversamos. Me quedé. La casera era una anciana de pelo blanco, de unos ciento cincuenta o doscientos años, delgada, arrugada,…

Mi rozen maiden

A la Susana la conocí almorzando algo chancho con la Cata, en las faldas del Santa Lucía. Ella estaba semi desnuda entre unas enredaderas. En ese entonces se llamaba Barbie y parecía escapar de una vida burguesa llena de fiestas decadentes. La sentamos con nosotras para compartir un pito a modo de sobremesa. No hablaba…

Una boda de película

Por Dora No conozco a nadie que no haya visto en su vida, al menos una vez, una comedia romántica gringa de bodas. Prácticamente fui criada con ellas, porque siempre las transmitían en la televisión o alguien traía a casa una del Blockbuster. Así fue como crecí con esta idea gringa de las grandes bodas,…