Sentado en mi cama

En ocasiones todo es mentira

Sentado en mi cama, regresando de la suya, pienso que todo es mentira. Que cada parte de aquella exaltación que me provoca su boca y sus palabra, no son nada más que mentiras. Y no de aquellas que se hacen con malas intenciones, sino mentiras que se dicen para poder sobrevivir. Ambos, demasiado orgullosos, no podríamos aceptar el hecho de que el dolor es más grande, aunque en el ojo del otro podamos ver desesperación por una vida que ya parece perdida. No diríamos ni una sola palabra, preferiríamos besarnos y consumir la angustia con la piel del otro.

Estoy triste, me gustas mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s