Capuchas tristes

I

Con almas heridas.

Yo también fui una llama del descontento,

Y así supe de repente de esta gran llama, de esta rabia que nos da esta casita, 

nos da un motivo para reunirnos, para pensarnos y crecer juntos, 

ya estamos grandes po, a madurar, como la florcita, como lo arbolitos, 

como la tierra entera, a florecer a florecer.

Ya está bueno ya po, de portarnos como egoístas 

De creer que somos únicos,

De creer que es culpa de los recuerdos,

aunque no lo quieran

bajo esta tierra alberga un inmundo sentimiento                                     

ARRANQUEN ESTE SENTIMIENTO DE CULPA

Porque somos los porotos de las plantas que nunca pudieron marchitar. 

Somos las que miraban al techo. 

Nos votaron la Luna y  nos quitaron las estrellas de Chile,

nos dispararon balines de una goma caliente que se derrite dentro de la carne,

nos dijeron mentiras que se cuecen en la oscuridad, 

donde no podemos ver,

nos asomamos, 

para los que se les niega la luz,

nos asomamos, y

¿Qué tanto vimos para que el Estado nos quiera ciegos?

Nos expatriaron de nuestras calles, nos exiliaron del cariño

Las condenas de una tierra mojada por el carro lanza-fascismo, 

cuidado que no te vaya a resfriar, porque nadie responde, 

aquí en esta tierra 

hay un agujero gigante, 

y solo escuchamos condenas, nos hacen esperar, nos prometen paz, 

tomamos un numerito y hacemos fila para tirarnos por ese hoyo. 

Nacimos en la noche, nos quieren en la oscuridad, y a nadie se le niega la luz, para todos la luz, para todas,

todo el fuego, prendemos fuego, hacemos las piras en medio del mañana,

para todas, prendemos fuego, 

ese asunto nadie ni nada lo para, se va haciendo solo

por fuera

y por dentro.

II

Para nosotros la dignidad insurrecta, 

para nosotras el futuro negado

ensanchamos las fronteras del espíritu, unas fronteras que parecían perdidas,

así nos acercamos a esas fronteras, marchamos 

y subimos a nacer

y nos tomamos las manos

y nos pisamos la cola.

III

Welcome to Santiago:

Fascismo, abuso y disparos 


IV

Ahora una preguntita…

¿Quién le disparó en el ojo?

¿Quién tiraba lacrimógenas en Plaza Dignidad?

¿Quién mató a Abel Acuña?

¿Quién mató al weichafe Catrillanca?

¿Quienes crucificaron a esos tres adultos y un menor en la 23º Comisaría de Peñalolén?

¿Quiénes dispararon contra las alumnas del Liceo 7?

¿Quiénes creen que están jugando al Counter Strike en la calle?

Era una preguntita nomás po

Pero aquí nadie responde

¿A quién acudo si uno de ellos me violó?

¿Dónde están?

¿Están vivos?

Nadie responde…


V

Los días de las condenas más grandes.

Los octubres más mirabilis de Latinoamérica.

De septiembre y fondas y toda la shiet crazy men.

Look around, these pymes are montajes.

Y a unas pocas cuadras, balaceras y unos punk rock,

“Y devolvimos todo, y nos sentimos mal”

barricadas que me asustan a la gatita, 

el fuego se ve desde mi cocina.

Y a unas pocas cuadras, balizas cobrándole a giles 

“Yo no tengo futuro, yo no quiero envejecer”

A giles que no pertenecen ahí, pero tienen tanta rabia

los llama el fuego a gritar, a patear, a tirar camotes…

Cómo le explico a mi gatita estas movías 

El humo de la barricada entrando en mi pieza.

Oye Lavandita, tú no tienes la culpa de que Chile sea tan feo

pero no deje de llorar mi gatita,

Que esas lagrimitas me brotan en el corazón 

Un ruido más fuerte que los tambores de la rebelión

Un ruido más fuerte que las sirenas del fascismo

Un ruido que hará eco en la memoria recuperada.

VI

Un mapa de disidencias.

Rutas trazadas por multifacéticas formas de habitar

una ciudad.

Una casa de estudios con una fachada neocolonial

Una villa de casas pareadas, una cancha de cemento

Unas pretensiones art nouveau, 

con unas terminaciones de maestros chasquilla, 

unos jardines llenos de cabros chicos

unas señoras desgranando los porotos 

mientras esos porotos que parió corren alborotadamente

patrimonios nacionales que se vuelven 

locales internacionales, 

tomas de terreno

un terreno baldío donde se toman de las manos,

paredes que guardan memorias en resistencia

y pinturas rebeldes

y orina de animales que deambulan,

un estadio que alberga espectáculo 

que muestra lo que es bueno

porque lo que es bueno se muestra

y lo que se recuerda dolorosamente 

se pone en un cartel

que se sostiene de unas estacas

y se pone detrás de un arbusto,

un centro médico abandonado

así como la gente que lo esperaba

porque la gente siempre espera tanto

y cuando la atienden les faltó traer algo

un papel, un documento, alguna cuestión, 

un largo tour en micro

de vuelta a una pieza que le entra el humo 

llena de pelos de gatos por todos lados

con un papel masticado en el piso,

un piso flotante rayado

unas rayas en la puerta, mensajes a mi mismo

o a alguien que sepa llegar hasta acá,

llegaba en furgón, después en micro

ahora a pata porque ya no pasa nada.

Un flaneur, o un quiltro

ahora todos caminan

hacen sus propios mapas, extienden 

se desbloquean, level up xp,

zapatillas rotas, caras blancas o negras

bicarbonato o cenizas, las dos implican mugre

pelos duros y ropa llena de tierra

guerrilleras encapuchadas, 

agentes insurrectos

de los que buscan conocer por dónde sonarán

las coplas de esta rebelión.

Ayer nos creímos perdidos.

Hoy nos encontramos resistiendo.

Las manos que trabajan y que hacen cariños

las manos de las masas que marchan

amasando el derecho de comer pan, 

son muchas las bocas que tienen hambre y sed.

Sed de justicia, 

                            o quizá se les calienta el hocico 

por venganza.

NOS METIERON PICO Y LENGUA

Una sed que chorrea sangre

Una sangre que desemboca en el río Biobío.

Sangre guerrillera, flaite, mapuche, de vivos,

de vivas, de machis, de temporeras, de trans, de maricas, de compas.

Sangre y lágrimas por todxs lxs caidxs.

Un río que se lleva sus cuerpos 

Que van en una misma corriente

Creando una misma ola, en distintas calles.

Tenía razón la Violeta, nadie puede parar

esta pena de siglos y siglos,

de recorridos campales, de primeras líneas.

NOS METIERON PICO Y LENGUA

Nos hicieron creer que agradecer a la vida 

es solo por tener tanto, pero nadie le va a devolver a ellxs

los luceros que les quitaron

que les hacían ver tanto

¿Qué tanto vimos para que el Estado nos quiera ciegos?

NOS METIERON PICO Y LENGUA

Y con ese pico minamos las calles.

Y con esa lengua los maldecimos.

ACAB

Se vendieron.

Todos los pacos son cafiches

All cops are bastards

All cats are beautiful

All childrens are bacanes

Con agua y sangre

Con aire y ceniza

Con tierra y muertos

Con fuego en nuestros corazones

Pieza chica, encerrado en el único espacio 

en donde casi me sentí libre,

la calle ahora es mi pieza

en donde casi me sentí libre.

La calle ahora es sobrevivir,

esta guerra creció y se hizo un árbol.

Algunos prefieren su sombra

Otras lo escalan y quieren la cima.

Una copita más, una menos…

Así se van las penas, las muertes, las rabias

La gente atrapada en rabia

Atrapada en un momento

18.10

1972

1907

1492

1312

666

69

2

2

          2

saquea2 los supermerca2, por la rabia de los marca2.

La educación de merka2.

Disparan balazos los inhumaniza2

y los que pagan los par de patos

los asesina2, los viola2, los cega2

a puertas del 2020

         2

un parlamento bicameral 

lleno de corruptos 

lleno de empresaria2

que no toleran la disidencia 

porque viven en el binarismo

de género, de clases, de partidos políticos,

váyanse bien lejos en su bus de la libertad

porque aquí ya no hay 2 ojos

pero siguen viendo todo

siguen con rabia…

Y esta rabia pareciera encarnarse en lo más profundo del fuego, 

en la barricada, 

en nuestro corazones,

un fuego que consume todo, 

un fuego que quema micros e iglesias.

Quemaduras de tercer grado 

en una memoria ya quemada.

Atrapado en rabia nos vamos tirando a la barricada,

un fuego que logre consumir la impotencia, 

el mismo fuego donde se quemó Sebastián Acevedo

el mismo fuego donde se quemó Eduardo Miño

el mismo fuego donde se quemaron los cuerpos en Kayser

ardiendo en llamas por la rabia que nos sembraron,

avivando las llamas del descontento.

Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución

Un acuerdo que no se acuerda de la gente que ya no está.

Saltan chispas en un debate que se extiende por la ceniza,

por la mesa donde se toma once.

Una navidad con nieve negra

y un año nuevo sin Tommy Rey.

Un año nuevo en Plaza Dignidad

(Chile país de cinismo)

Dos años nuevo sin Catrillanca,

(Chile país de mentiras)

Tres años nuevos sin Macarena Valdés,

(Chile oasis del fascismo)

Cuatro años nuevos sin los ojos de Nabila Rifo,

(En Chile te quitan los ojos)

Cinco años nuevos de corrupción Penta, Caval, Soquimich,

(Chile una eterna boleta de honorarios ideológicamente falsa)

Nueve años nuevos sin el halcón de Chicureo,

(Chile país de negligencias)

Diez años nuevos sin los muertos y las muertas del veintisiete efe,

(Chile un país que no se puede ni las patas)

Quince años nuevos sin los 44 muertos del viento blanco en Antuco,

(Chile y sus glorias manchadas con sangre)

Veintisiete años nuevos sin los muertos, las muertas de la masacre de Apoquindo,

(Chile un país acribillado) 

treinta años nuevos sin dignidad ni justicia,

treinta y cuatro años nuevos sin los hermanos Vergara Toledo,

quinientos años nuevos tragándonos una herencia colonial…

qué más da,

cuántos

cuántas

se han ido

ya.

Por Diego Roldán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s